EL HIJO IMAGINARIO


EL HIJO IMAGINARIO

Tengo un hijo

que nunca parí

-nunca he parido a nadie–

pero es mi hijo.

Todas las mañanas

se me acerca

me besa me abraza

me pide la bendición

-aun sabiendo que no creo en dioses-

pero es mi hijo.

Nunca le di de comer

nunca lo vestí.

De hecho,

quiero convencerlo

de quitarse la medalla de San Benito

del rosario que se empeña

en llevar colgado del cuello.

Pero, no tengo éxito.

-Es para que me libre

de tentaciones, madre.

Dice mi hijo imaginario.

En este punto, querido lector,

no me tengas pena

por haberme imaginado un hijo.

Parra se imaginó un hombre

una casa y el amor de una mujer.

Mejor, tenme pena

porque por más que quiero

que mi hijo imaginario

se afiance a la razón

y deje de creer

en la inexistencia divina,

todas las mañanas

le sigo dando la bendición

en el nombre de su dios imaginario.

                                                                                                                   a Jean Carlos Suárez

(De ‘No lugar’)

Anuncios

El laboratorio de palabras

Washington Lloréns, era un farmacéutico y lingüista de Ponce. Creaba palabras en un laboratorio secreto. Las que ya existían, las echaba al zafacón. Cuando creó 50 que todavía no estaban en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, se las presentó a los estudiosos de las palabras de aquel lejano país, y desde ese día, aparecen en el diccionario. Con el tiempo el laboratorio secreto cerró, y nadie nunca supo su fórmula secreta para crear palabras. Hay quien sospecha de una rebelión de átomos. Pero nadie sabe nada. Ahora las palabras nacen en la boca de las personas. Entre los dientes.

Los poemas de este libro contienen algunas de aquellas palabras que no entraron al diccionario, porque ya existían.

(el disclaimer de mi libro de poemas para niñxs, ‘El gran cheeseburger y otros poemas con dientes’)

IMG_2470.JPG

El primer ataque se ha producido en un parque hoy domingo donde los niños jugaban en el primer día del Eid

Apartheid de César Santiago

Foto: César Santiago

El primer ataque se ha producido en un parque

hoy domingo donde los niños jugaban en el primer día del Eid

 

Al acabarse la prédica de rigor en el culto al aire libre

de la iglesia pentecostal de mi barrio

el pastor invita a los feligreses a orar por la paz de Israel

dice que es bíblico pedir por el pueblo escogido de Dios

todos gritan amén al culminar la plegaria

suenan los únicos dos acordes que conoce el guitarrista

una dama canta con voz melodiosa y sublime

tierra de la Palestina, agraciada y divina donde nació Jesús

la canasta de diezmos y ofrendas pasa de mano en mano

de ella surge un bonsái verde de dólares,

alguien pide oración por los enfermos

el pastor ofrece ungirles la cabeza con aceite

ese que expele un olor amargo a olivos.

Paquitos

paquitos

Game Plan

— Desde hoy le tocará el turno a Sísifo.

Los jugadores de futbol abandonaron el partido para siempre. Ya sabían la historia del irremediable ir y venir de la piedra. Unos probaron suerte en el baloncesto. Otros en el béisbol. Del resto no se volvió a escuchar nada. Los demás planetas ya no brindaban asilo político.

De noche, los grandes letreros de publicidad de las multinacionales,  esos que promueven la contaminación lumínica, revelan las estrategias de los partidos de futbol que nunca se jugaron por culpa de Sísifo. Incluso, cuando hay luna llena, los dioses, con cierta ternura, dejan caer una lluvia de Coca-Cola sobre los mortales durante el espectáculo de luces para que se olviden de la política de austeridad de sus respectivos países.

 (publicado en Favela Once* el 26 de junio de 2014)

 

Checkpoint

ahora mismo cada quien está en lo suyo

antes de disparar

un balón con un fragmento de poema.

(piblicado en Favela Once el 3 de julio de 2014)

 

El ahorcado del juego de palabras

No tiene rostro. Su cuerpo lo conforman los trazos del carbón o la tinta de quien lo vaya dibujando. Antes, su silueta surgía muy lentamente y pocas veces la anatomía de su cuerpo entero se apoderaba del papel. Por tal razón describirle en su totalidad fue considerado una tarea titánica por grandes científicos de la grafía. Hoy día, con las escasas destrezas de deletreo, escritura y lectura que sobreviven, podemos constar que el ahorcado del juego de palabras cuenta con una línea vertical que funge como base o cuerpo, dos palitos en la parte inferior que cuelgan como piernas, dos en la parte superior como brazos y por último, un círculo pequeño que le sirve de cabeza. A nadie nunca le ha importado dibujarle un cuello.

(publicado en Favela Once el 13 de julio de 2014)

El hijo no nacido de Shakira ya tiene nombre

 

Que no te sorprenda si la cura para el

cáncer y la mantequilla de almendra

coinciden en un festival de literatura.

Igual hay quien le suple los guantes de

látex a los médicos y a los poetas.

Anoche nos robamos el vino. No te

hagas el inocente ahora, cómplice. Grita.

Mueve las caderas. Quizás en nueve

meses tengas la barriga llena.

 

(publicado en la antología de poesía de Cindy Jiménez Vera, titulada, Anoche soñé que tenía seis años en la revista Punto de partida, no. 185 de la Universidad Nacional Autónoma de México – UNAM)

Íconos de la ufología

 

Se busca astrobiólogo que dicte una

conferencia en el Congreso Mundial de

fotografía del espacio. Debe sufragar los

gastos de su propio billete de avión, el

hospedaje y los viáticos diarios. La

austeridad es un fenómeno

intergaláctico. Interesados favor de

enviar un retrato no alterado en el que

usted posa junto a un Premio Nobel o

junto a la tumba de un casi ganador del

Premio Nobel y sonríe.

 

 

(publicado en la antología de poesía de Cindy Jiménez Vera, titulada, Anoche soñé que tenía seis años de la serie Cartografías ** en la revista Punto de partida, no. 185 de la Universidad Nacional Autónoma de México – UNAM)

 

 

*Favela 11 – El proyecto en línea.

Pasan 4 años y llega. Silba el árbitro, rueda el balón. Se agita una bandera, se desempolva un uniforme. En cada pantalla, en cada sitio web y en cada papel impreso aparecen miles de imágenes y textos sobre la formación de los equipos, el manejo de la media cancha, un ligamento cruzado roto, una falla garrafal debajo de los postes, el Piojo haciendo berrinche en la banca, Falcao mirando desde la tribuna, Piqué sonriendo. Eto’o subiéndose las calcetas.

Mientras tanto, el mundo sigue sucediendo.

Favela Once es un proyecto de crónica y narrativa, imagen y poesía, que durará sólo 32 días. Un proyecto que pretende que, pase lo que pase en el césped, el balón y sus verdugos no importan.

Favela Once cree que detrás de cada partido hay una historia. O delante, o en lugar del partido. Que una imagen poética puede aparecer aquí, ahora, en la memoria del arquero de la selección de Camerún, en la resquebrajada historia de la Galia moderna o aun resucitar de entre los muertos de las dictaduras caribeñas.

El mundial de futbol es nuestro pretexto, pero nos importa muy poco.

** Cartografías

Planos para una ciudad que no existe reúne el trabajo de poetas de Hispanoamérica cuya obra es inédita en México. Propone un recorrido por distintas propuestas y voces de esa tradición de tradiciones que es la poesía en castellano. Son los trazos y las líneas de un grupo de mujeres y hombres que construyen el esplendor y las ruinas de uno de los futuros posibles.

En esta ocasión, Jorge Posada ha seleccionado poemas de la puertorriqueña Cindy Jiménez-Vera, los cuales ha retomado de los poemarios 400 nuevos soles y Tegucigalpa, así como poemas inéditos. La selección completa Anoche soñé que tenía seis años está disponible como archivo PDF de manera gratuita.

 

 

Anoche soñé que tenía seis años de Cindy Jiménez-Vera se publica en México

Es con mucha alegría que comparto esta antología de mi obra, con algunos inéditos, titulada Anoche soñé que tenía seis años, que ha publicado la revista Punto en línea de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la sección ‘Cartografías’, al cuidado del poeta mexicano, Jorge Posada. Acá les dejo el enlace por si gustan pasar a leer en línea:

Anoche soñé que tenía seis años

Versión gratuita para descargar en PDF

puntoenlinea50

Y nos bendijo

El conductor libanés nos recoge en una esquina de La Habana cerca de la media noche. Nos grita que hay que huirle a la policía. Que lo que quieren es dinero. Que son maricones. Nos cuenta algo de su vida desgraciada. Algo que no entiendo. Se desvía por rutas desconocidas. Nos asustamos por su rostro lleno de odio y su aliento a alcohol. Al rato, nos deja cerca del hospedaje. Le pagamos.

-As-salamu alaykum- dice. Y se va.