Dos de noviembre de Stella Díaz Varín

DOS DE NOVIEMBRE
No quiero 

que mis muertos descansen en paz 

tienen la obligación 

de estar presentes 

vivientes en cada flor que me robo 

a escondidas 

al filo de la medianoche 

cuando los vivos al borde del insomnio 

juegan a los dados 

y enhebran su amargura.
Los conmino a estar presentes 

en cada pensamiento que desvelo
No quiero que los míos 

se me olviden bajo tierra 

los que allí los acostaron 

no resolvieron la eternidad
No quiero 

que mis muertos me los hundan 

me los ignoren 

me los hagan olvidar 

aquí o allá 

en cualquier hemisferio
Los obligo a mis muertos 

en su día 

los descubro, los trasplanto 

los desnudo 

los llevo a la superficie 

a flor de tierra 

donde está esperándolos 

el nido de la acústica.

– Stella Díaz Varín (Chile)

Junto a mi madre, Awilda Vera 17/4/1949-14/8/2015