Reseña de Tegucigalpa publicada por Anthony González Miranda

Reseña de Tegucigalpa 

Por: Anthony González Miranda

Tegucigalpa es un libro-juguete. El editor ha dicho que se puede leer como novela, como poesía o como una colección  de micro-cuentos. Al principio esta idea me pareció algo disparata; sin embargo, Tegucigalpa me ha demostrado que este acercamiento multigénero es una posibilidad real. Debido a esta virtud literaria, es posible realizar varias lecturas diferentes del pequeño libro de Cindy Jiménez-Vera. Naturalmente, como este blog es dedicado al cuento puertorriqueño contemporáneo, comentaré la primera lectura que le di a Tegucigalpa: los microrelatos.

     El libro está dividido en cuatro partes. La primera se titula igual que el libro: ‘Tegucigalpa’. Esta primera parte introduce el tono fantástico del libro. A través de los ‘cuentos’ vemos el origen del personaje principal: una mujer llamada Tegucigalpa. En ‘Soy la hija del mago’ una nota al calce al estilo de Jorge Luis Borges sostiene un globito apalabrado (literalmente) en donde conocemos el origen de Tegucigalpa. En el cuarto microrelato Tegucigalpa asesina a su esposo clavándole una tachuela en el trasero (su esposo es un globo). En otros relatos, sin embargo, la autora se garra del intertexto con La odisea, la obra de Gogol y los musicales de Broadway para crear otros microleratos.
     Los relatos de esta primera parte son particularmente conceptuales y hay que pensarlos un largo rato para descifrarlos, pues son rompecabezas mentales que la autora nos presenta para que nosotros mismos hagamos las historias en nuestra mente. También, los microrelatos de Cindy me recuerdan el estilo conceptista de Francisco de Quevedo, que relacionaba dos conceptos que tenían una palabra en común para así crear un chiste; en el caso de ‘Tegucigalpa’ no son chistes, sino microrelatos.
     La segunda parte del libro se titula ‘Ublek’ y comienza con una cita del Worstward Ho de Samuel Becket que evoca la existencia moderna e individualista: el fracasar y reintentar una y otra vez. Así, la autora muy astutamente establece un tono y hasta una atmósfera para lo que viene entonces. Aquí el tema de los microrelatos concierne al mundo real —siempre a través de la fantasía—. Los microrelatos de ‘Ublek’ son todos críticas sociales ingeniosas de la posmodernidad que van desde la guerra contra el terrorismo hasta la debacle de la industria editorial.
     Me llama la atención el epígrafe de ‘Nomograma’, que es, precisamente, un nomograma simple que esclarece la intención del experimento que realiza el protagonista. En ‘Patria’, Puerto Rico no tiene sentido. En ‘Soneto anónimo hallado en el bolsillo de un soldado ubleko me da la gana de afilar la punta del lápiz e interpretar a Filadelfia como un símbolo de la iglesias mencionada en el libro del Apocalipsis. “Sean santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:16) dice Juan a su carta a la iglesia de Filadelfia, lo que me hace pensar en el suicidio patético del comediante que cita el soldado ubleko pues uno de los versos del soneto-microrelato dice “no hubo aureolas, luces, no hubo alas.” y luego “Mejor aquí que en Filadelfia…”, haciendo referencia a la guerra y la muerte irónica del soldado. Por otro, el soneto también puede referirse al poco humor del comediante al suicidarse en medio de una función. Bah! Las dos interpretaciones me gustan. ‘La lluvia’ es una payasada erudita que me hizo reír mucho. ‘82’ me provocó una ira feliz y fue mi microrelato favorito de la parte de Ublek junto con ‘79’, que son la misma cosa narrativa. Al final conocemos el misterio de la victoria de los prosistas en la guerra civil ubleka. ¡Qué viaje divertido! ¡El asombro borgeano está por todas partes!
     La tercera parte del libro, denominada ‘Letrados’, alude a los experimentos literarios que realizó José María Méndez con sus cuentos-poemas construidos con palabras que comienzan todas con la misma letra. En este caso, Cindy Jiménez-Vera es un tanto más audaz en el experimento por dos razones principales: la primera se debe a que ‘Letrados’ se compone de ocho historias, todas confeccionadas con el mismo dulce literario, y la segunda, que son todos microrelatos efectivos. Mi favorito es ‘Aviso’ pues la propia autora sentencia su abuso de la aliteración.
     En la cuarta parte nos topamos con dos citas que demonizan la inocencia, o más bien, la ingenuidad. La cuarta parte, ‘El infierno’, está compuesta por los microrelatos más convencionales que aparecen en ‘Tegucigalpa’. Para mí fue una extensión de la segunda parte, pero dedicada exclusivamente a los azares y experiencias terribles de la niñez. Aquí los niños son nigromantes, capitalistas, poetas, iconoclastas, caníbales, hechiceros, víctimas. La pregunta que me queda es: ¿Quién los ha deshumanizado? ¿Ha sido ellos mismos, o acaso fue el mundo posmoderno? Lo genial de esta parte es que los niños no son monstruos trillados, sino que sus propias acciones ‘inocentes’ tienen consecuencias terribles o sugieren personalidades trastornadas que un futuro significarán la perdición. Tampoco son consecuencias explícitas, sino que se sugieren con gran destreza pues todo lo demás sucede dentro de mi cabeza. Esto es un efecto que logran los buenos microrelatos. A pesar de la fantasía, nunca faltan los elementos y referencias al mundo real que son las que nos impresionan por su pertinencia. Por eso amo esta parte de ‘Tegucigalpa’.
     Al final del libro creo que lo único que me decepcionó un poco fue que hubiera querido saber un poco más de la ‘Tegus’. Solo un poco más. Pero esa es otra lectura diferente que podría hacer de esta cosa mutante, este juguete literario que ha creado Cindy Jiménez-Vera. Por ahora, les dejo mi noción de los ‘microrelatos’.Finalmente, tengo que destacar el diseño sofisticado con el que Erizo Editorial ha privilegiado sus libros. ‘Tegucigalpa’, en especial, tiene una portada espectacular que recoge gran parte del simbolismo de la primera parte del libro. Desde ‘Waltzen’, de Lina Nieves Avilés (La Secta de los Perros) no veía un diseño de libro puertorriqueño tan seductor. También tengo que felicitar a la autora por darle un giro diferente al género del microrelato y mezclar los juegos de palabras y conceptos con la erudición. Enhorabuena.

 
Mis ‘microcuentos’ favoritos de cada una de las cuatro partes del libro son:
‘Arroz con frijoles, plátano y huevos’ (de Tegucigalpa)
‘79’ —y también ‘82’— (de Ublek)
‘Aviso’ (de Letrados)
‘Tríptico del hambre’ (de El infierno)
Elementos narrativos sobresalientes:
-Conceptismo. Los relatos son rompecabezas juguetones de conceptos que tienen algo en común.
-Intratextualidad. Los relatos se solapan unos con otros.
-Intertextualidad. Los relatos hacen referencia a otras obras antiguas.
-Microrelatos juguetones.
-Aliteración pensada y efectiva en la tercera parte del libro.
 
Anthony González Miranda es escritor. Pueden leer su blog acá.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s