Presentación de el eco de las formas de Nicole Cecilia Delgado en la Librería Mágica, el 21 de febrero de 2013

El eco de las formas de Nicole Cecilia Delgado (Erizo Editorial, 2012)

Eco Presentacion Puerto Rico

Nicole Cecilia Delgado lee poemas de el eco de las formas

Foto por José Raúl Ubieta Santiago

Por: Cindy Jiménez-Vera

El eco de las formas de Nicole Cecilia Delgado es un poemario erótico-matemático, compuesto por cinco partes: un ars poetica titulada geometría de la lengua,  las partes 1 y 2, belleza monstruo y hombre nuevo.  De acuerdo con la Cábala, el número 5 es el número del hombre perfecto. Sin embargo, basta con mirarnos los unos a los otros (podemos guiñarnos en el proceso)  para darnos cuenta de la perfección del número 5 en la anatomía humana: cinco dedos de las manos y de los pies, cinco sentidos, la suma de los miembros (dos brazos, dos piernas y la cabeza, unificada al torso que es su centro). Invoco al ocultismo, porque creo que es lo más templado que tenemos los seres humanos. Lo que nos acerca al origen. Lo sé, por la piel que me habita cuando estoy en el otro. En ese sentir, es muy acertada Madame Helene Blavatsky, cuando le da un significado que unifica los cuerpos. Para ella, el número 5 es el espíritu de la vida y el amor humano.

geometría de la lengua

La primera parte del texto, que aparece en el libro antes que el título del mismo, evoca a la invocación a la musa de las obras griegas, al principio de los poemas épicos, no obstante, funge como el ars poetica de el eco de las formas. El hablante lírico nos propone un nuevo código de signos para entender la lengua. La propuesta va más allá del entendimiento de una manera matemática. Propone de entrada lo que llamo lenguajecuerpo, que a lo largo del poemario, y por rutas o túneles geométricos mutará – con el uso de materia prima de carne y palabras-  hasta convertirse finalmente en lenguajehombre.

1

Los trece poemas que componen la parte 1, bien pudieran leerse como staccatos – signos de articulación que indican que la nota musical se acorta respecto de su valor original,  siendo separada de la nota que va a continuación por un silencio- son textos cortos que aluden a los sonidos; aullido, grito, gotera, maquinaria, siendo este último un poema de oído. Si lo leemos en voz alta nos puede salir una cadencia melódica del ruido de las máquinas, quizás, poco perceptible a los oídos no entrenados.  “De ahí que el poeta sea el profeta: el escucha de los silencios en un mundo ataviado de ruidos” ha dicho Margarita Pintado. La estridencia de palabras antes antipoéticas como polea o  tecnología en el texto maquinaria, evidencian la ruptura de códigos tradicionales del lenguaje. El primer texto de 1, despliega la materia prima a utilizarse en este experimento lingüístico-erótico. A partir de ese poema vemos como algunas  palabras se mueven, se separan, se juntan, se reutilizan en otros textos, como si se tratase de fórmulas matemáticas o posturas eróticas entre cuerpos, que podrían afectar tanto la intensidad de los sonidos como su duración.

2

Esta sección abre con el poema, sombra,

sueño de niña loca

el eco de las formas y sus círculos concéntricos

Es uno de los más geométricos y el que carga el título del poemario. La forma en espiral que evoca el último verso es una especie de túnel o caracol, la parte más interna del oído. Volvemos a encontrar los silencios, la inexactitud de las palabras y los staccatos.

Cada poema de las partes 1 y 2  se nos revela en una estructura que asemeja la secuencia de Fibonacci. En ella el 0, el 1 y otro 1 dan inicio a un patrón en el que los dos últimos números se suman para formar el siguiente. Por ello la secuencia inicia de este modo: 0,1,1,2,3,5,8,13, 21 y así.

En el poema memoria el lenguaje y su gramática apresan, ocultan, encierran los mensajes, en última son ecos, por ser inexacto el sistema de comunicación como lo conocemos. El hablante lírico nos propone decodificar el símbolo,  fracturar el lenguaje con precisión matemática

de nuevo se interpone la gramática

torpe estructura entrometida

Por eso la gramática es abolida en todo el texto moldando así lo que arriba llamé lenguajecuerpo. En el poema humo,

sale de la boca sale humo

figura profecía se dibuja en el aire

generación espontánea

humo

soplo secreto

detrás de las palabras danza el fuego

las formas primigenias de tribus anteriores a la nuestra se imponen a las “civilizadas” que acostumbramos a usar. Como si las comodidades nos hubiesen adormecido nuestros instintos naturales. Dichas formas, intervienen en el texto y evocan aquel poema de Juan Ramón Jiménez:

Intelijencia dame el nombre exacto de las cosas

He aquí otro intento en la búsqueda del conocimiento ante nuestra fragilidad humana. En medio de maquinarias, de tecnologías, de todos los idiomas y lenguas posibles, sigue siendo el cuerpo el camino al origen, la ruta al conocimiento. Por eso la poeta sugiere la creación de la belleza a partir de las partes del cuerpo/partes de la oración y juntarlas para que formen algo con significado. Y así llegamos a la próxima sección del libro.

Belleza monstruo

En esta parte hay dos poemas en los que ya no se usa la secuencia de Fibonacci como en las anteriores, pero si se valen de la materia prima – carne y palabras – para realizar un experimento científico. Adentrarse al libro es estar en un laboratorio, porque la matemática es la ciencia más exacta. Por eso, quizás conviene decir, que en lugar de un poemario erótico-matemático, tenemos entre las manos a un poemario científico. La literatura universal nos ofrece el caso por excelencia de la creación de un monstruo de carne y sus consecuencias fallidas en la novela impecable de Mary Shelley. El hablante lírico, sin embargo, ha calculado las medidas exactas de manos, ojos, boca, preguntas, sustantivos y poquísimos adjetivos para asegurarse que su experimento no fracase. Prueba de ello es la quinta y última parte del poemario.

Hombre nuevo

Es al final del poemario que el lenguajecuerpo muta a lenguajehombre luego de atravesar numerosos túneles, termina con el cierre del círculo, en su punto de partida, el deseo del hablante lírico por una vía exacta de comunicación (hablante-receptor), ahora transformado, precisamente por su capacidad de mutar y hacerse uno con el hablante lírico, por su capacidad de concatenar los signos primigenios con los del futuro y por su indefinición absoluta de HOMBRE.

Justo cuando pensábamos que habíamos conocido todas las posibilidades de concebir la poesía erótica en Puerto Rico, llega el eco de las formas de Nicole Cecilia Delgado a decodificar signos y a cimentar materia prima en un nuevo andamiaje. Muy sólido. Así como cada texto fue concebido de manera inteligente, las formas que aparecen ante nuestros ojos y dedos son una muestra de la belleza del libro y del lenguajehombre que propone. Nos quedan sus ecos al cerrarlo. Razón de sobra para tomarlo, abrirlo y devorarlo de nuevo.  Enhorabuena, Nicole. Nos honra tenerte de vuelta en casa.

 
Tegus Presentacion Puerto Rico 3
 
Tegucigalpa,  el eco de las formas,
ambos publicados bajo el sello de Erizo Editorial
y el programa de la presentación de los libros,
el 21 de febrero de 2013 en la
Librería Mágica en Río Piedras, Puerto Rico.
Foto por José Raúl Ubieta Santiago
 
Tegus Presentacion Puerto Rico 2
 
De izquierda a derecha: Nicole Cecilia Delgado,
Cindy Jiménez-Vera y Angel Antonio Ruiz Laboy,
director de Erizo Editorial.
Foto por H. Roberto Llanos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s